Working in ShanghaiEn este diario siempre suelo hablar de cosas agradables cuando me refiero a China: viajes, año nuevo, gastronomía, tradición, lengua… pero no hay que olvidarse de sus defectos, que son muchos y muy grandes (lógico, cuando estamos hablando de un país de 1.315 millones de habitantes). Empezando porque se trata de un país pseudo comunista gobernado por una dictadura unipartidista. Siguiendo por todo tipo de incumplimiento de derechos humanos, la vigencia de la pena de muerte, las contínuas demostraciones de poder de policía y ejército… Y terminando con la sobreexplotación de los trabajadores, que es a donde quería llegar.

Construction WorkerY es que justamente ayer (1 de marzo) Amnistía Internacional ha publicado un interesante informe sobre “el coste humano del ‘milagro’ económico“, donde se analizan las causas y graves consecuencias de la enorme inmigración interna desde las zonas rurales hacia las grandes cuidades, además de hacer una serie de recomendaciones para intentar mejorar la actual situación. Merece la pena una lectura detallada del informe completo (en inglés). Personalmente creo que es mucho más útil dedicar nuestros esfuerzos a intentar entender los problemas para poder buscar posibles soluciones, que malgastarlos en encontrar a los culpables (cosa que es muy difícil y no arregla nada).