Lo prometido es deuda: para que veais que lo que comentaba en “Madrid: El increíble caso de las aceras menguantes” no es ninguna exageración, os traigo unas fotos como prueba, realizadas esta misma mañana:

Emilio Vargas, aceras estrechitas
Perspectiva general de una de las entradas de camiones

Emilio Vargas, aventuras a diario
Detalle de cómo la acera se reduce de 4 metros a casi nada 🙁

Emilio Vargas, menos mal que soy delgadito

Emilio Vargas, la obra es la reina
Restos de acera tras la “ocupación” de las casetas de obra. A lo largo
del día el poco hueco que se ve termina ocupado por vallas, material
de obra, camiones subidos y basura en general.

Por si a alguien le interesa, el lugar concreto es la c/ Emilio Vargas, junto a los edificios de Telefónica. Y si me podeis explicar cómo denunciar el tema al ayuntamiento o a la policía (si hay normas en las que apoyarse, si es necesario presentar pruebas o basta con llamar a la policía, etc…) pues os lo agradecería.

Artículos relacionados:

Hoy amaneció mientras esperaba al autobús Y no porque haya amanecido muy rápido, no 🙁 Más bien porque el autobús (línea 120 de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid) tardó todo lo...
Los problemas de la EMT de Madrid ¡Bienvenidos de vuelta al cole! Vamos a plantear un par de típicos problemas de los que suelen poner los profesores a sus alumnos en los colegios e in...
Andando al trabajo No vivo demasiado lejos de la oficina en la que trabajo. De hecho, es una de las cosas que valoré durante mi último cambio de empresa: el poder llegar...
El 25% de los conductores son asesinos en potencia Porque no respetan los pasos de peatones. Porque manejan un arma mortal y lo hacen sin respetar las normas y sin el menor sentido de la responsabil...