De entre los adjetivos que se me ocurren para este “intento” de banco, creo que incompetente es el que mejor se adapta, aunque se podrían aplicar muchos otros: lento, malo, no serio, y lleno de trabajadores inútiles. Desde el verano del año pasado, cuando mi mujer abrió una cuenta en uno-e (cosa que, a pesar...