Si vives en una gran ciudad española, seguro que la siguiente situación te suena: llaman al timbre de casa, y uno o dos señores con carpetas en la mano se presentan como “de la compañía del gas” o “de la compañía de la luz”. Inmediatamente añaden: “venimos a ofrecerle un descuento”. Y lo siguiente suele...