Si vives en una gran ciudad española, seguro que la siguiente situación te suena: llaman al timbre de casa, y uno o dos señores con carpetas en la mano se presentan como “de la compañía del gas” o “de la compañía de la luz”.

Inmediatamente añaden: “venimos a ofrecerle un descuento”. Y lo siguiente suele ser, todavía sin darte tiempo a abrir la boca, solicitar la última factura de gas/electricidad para poder rellenar una solicitud que ya tienen en la mano.

Pues MUCHO MUCHO ojo: por experiencia propia y ajena, en un 99% de ocasiones la persona a la que habéis abierto la puerta va a ser lo se denomina comúnmente un timador, estafador o, en palabras de una comercial de Gas Natural que me atendió recientemente, un “comercial agresivo”.

Lo que van a intentar hacer es cambiarte de compañía sin decírtelo, ofrecerte un impreso / hoja en blanco para que firmes (“para ir más rápido”), y finalmente aplicar el increíble descuento ofrecido que supondrá, con suerte, un 10% de ahorro en el término fijo de cada factura (la parte más pequeña, 4 o 5 euros al mes) y a la vez darte de alta en contratos de mantenimiento y seguros varios que, mira por dónde, se les ha olvidado mencionar. Y que suponen 7, 10, o 15 euros al mes, que es lo que va a subir tu factura mensual. Pero no te preocupes que ya restan los 50 céntimos de la increíble oferta ofrecida.

Si abre la puerta un anciano o persona con pinta de enterarse de poco, pues mucho mejor: gran sonrisa por lo fácil que va a ser.

Si no está el titular del contrato porque el piso está alquilado no pasa nada: firma el inquilino la hoja en blanco y ya se encargan ellos de formalizar el correspondiente contrato ilegal con suplantación de identidad incluída.

¿Y cómo permiten esto las grandes compañías como Gas Natural, o Endesa, o Iberdrola, o Unión Fenosa, os preguntaréis?

Pues porque les conviene. Hacen oídos sordos a las denuncias, sub-sub-subcontratan a las comerciales timadores, recogen las ganancias de todos los que tardan meses en darse cuenta del engaño, de las altas, de las bajas, de las llamadas a los teléfonos de atención al cliente, y finalmente se lavan las manos, se posicionan como afectados, y negocio redondo.

NO TE FIES de nadie que hoy en día vaya ofreciendo nada puerta por puerta, échales a patadas, llama a la policía.

Artículos relacionados:

Ojo con el timo del gas De unos años a esta parte hay una serie de empresas (o gentuza que pretende serlo) que va por las casa de Madrid (y supongo que por el resto de España...
Una oferta un tanto arriesgada Me llega por e-mail una oferta de Lufthansa: Miami desde 259 euros ida y vuelta. Una buena oferta, si estamos dispuestos a la aventura: en plena tempo...
El fraude del scam Hace ya tiempo que se viene avisando del peligro del "phishing", y hoy os voy a intentar explicar otro tipo de fraude denominado "scam", relacionado c...
Ojo con las tarjetas de débito / crédito Hace un rato acabo de leer un e-mail de un amigo al que han robado más de 1.000 euros mediante un duplicado de su tarjeta de débito 🙁 Resulta que sa...