En los 15 días que he pasado en Japón he visto todo tipo de cosas raras y extraordinarias, cosas sorprendentes, cosas originales… pero ha sido llegar de nuevo a la que ya considero mi ciudad de adopción en China (Guangzhou) y todo lo anterior ha quedado difuminado, en un segundo plano de menor importancia.

Y es que cada paso que doy hacia cualquier sitio, cada visita a un mercado, a un restaurante, cada viaje en un autobús, cada pequeño detalle de la vida diaria desde que me levanto hasta que me acuesto en esta sudorosa ciudad (es 7 de noviembre y estamos a 30 grados) es una nueva sorpresa, una anécdota a apuntar en ese cuaderno de notas que nunca me decido a empezar y con el que podría sin problemas escribir un buen libro 🙂

Esta noche salimos en tren hacia Changsha (provincia de Hunan), a visitar más familia y de paso un parque nacional de montaña que parece, a priori, algo digno de ver. Y poco más que decir, saludos a todos y nos vemos pronto.

Artículos relacionados:

China: crecimiento imparable El comercio entre China y la Unión Europea, su principal socio comercial, se incrementó un 23,3% de enero a septiembre y alcanzó los 131.682 millones ...
Crudo invierno en China Supongo que muchos ya conoceréis por las noticias los grandes problemas que están teniendo las últimas semanas en China con el mal tiempo. Medio país ...
Derechos humanos: ¿vaso medio lleno o medio vacío?... Traduzco un artículo de China Herald que me ha parecido muy apropiado a tenor de todas las informaciones negativas y anti-chinas que la prensa tiene t...
Google celebra el año nuevo chino Google ha modificado su logotipo (visible solamente en algunas versiones locales) incluyendo motivos del año nuevo chino (año del gallo), al igual que...