Recientemente he recibido una carta procedente de un bufete de abogados de París, en forma de “cease and desist“, solicitando que retire todos los artículos y comentarios de este blog referentes a la marca “pixmania”. Me dan un plazo de 10 días para hacerlo, y si no me denunciarán por violación de derechos de propiedad intelectual de la marca (cosa que no entiendo de dónde sacan, pues citar o nombrar no es delito) y por difamación y/o calumnias (basándose en calificaciones que escribí tras sentirme engañado y maltratado como cliente y consumidor, y que a mi parecer no son ni mucho menos graves).

Vamos, que uno ya no puede expresar su opinión y contar sus experiencias con una tienda o marca, porque si no se arriesga a que le denuncien.

¡¡ Que viva la libertad de expresión !! 🙁

Aunque no lo mencionan en la carta, supongo que todo esto viene porque al hacer una búsqueda por “pixmania” en google.es dos de mis artículos aparecen en las posiciones tercera y cuarta.

Y también por la cantidad de comentarios (800 sumando los tres artículos que hablan sobre “pixmania”) que he dejado la gente, y que básicamente se dividen en tres tipos:

  • Los que relatan sus malas experiencias y se quejan.
  • Los que opinan favorablemente de la empresa.
  • Los que, tras ver el percal, dicen que no van a comprar en la tienda.

Si no hago desaparecer los artículos y comentarios me denunciarían buscando compensar los daños y perjuicios que según ellos les estoy provocando.

Por mi parte:

  • Considero que todo lo que aparece en los artículos son opiniones personales, basadas en mi experiencia como cliente y consumidor en las tiendas online de “pixmania”, publicadas en un medio personal como es un weblog. Las calificaciones no son graves, y en cierta medida están justificadas por el maltrato y mala atención a la que fui sometido en su momento.
  • No me puedo hacer responsable de los comentarios de terceros al respecto.
  • No me puedo hacer responsable de que los motores de búsqueda indexen los artículos y aparezcan en posiciones relevantes.

En un principio no me parece buena la idea de retirar los artículos. Si los publiqué fue porque creo que es útil para otros posibles consumidores conocer mis experiencias y problemas (o satisfacciones) con las tiendas online. Normalmente nadie hace nada contra las empresas que muchas veces nos engañan, nos dicen medias verdades, no nos atienden cuando tenemos problemas, y se amparan en la falta de contacto directo para hacer cosas que están al borde de la legalidad (o incluso a veces son ilegales).

¿También nos van a quitar el derecho al pataleo?

Cuando publiqué los artículos no busqué gran difusión, ni los he publicitado en forma alguna. El que llega a ellos, es porque realiza una búsqueda específica sobre la empresa, y lo que no pueden pretender es callar y enterrar a todos los que opinen mal sobre su tienda.

Pero claro, por mucho que no me haga ninguna gracia retirar la información, soy un ciudadano normal y corriente que no tiene nada que ganar y si mucho que perder en este lío. Si se llegase a una denuncia o incluso a una condena (cosa muy posible viendo los jueces que andan por ahí ultimamente) me podría ver seriamente afectado, tanto yo personalmente como mi familia, y por ahí si que no paso.

Por lo que, sin más remedio, he decidido hacer caso de la petición de “cease and desist”, comerme la libertad que parece que no debo tener, y desde ya mismo los artículos referentes a “pixmania” (tres) han sido retirados de este blog, así como todos los comentarios asociados a ellos.

No volveré a mencionar nunca a esa tienda ni a ninguna empresa del grupo Fotovista en este diario, y desde luego no les volveré a comprar (cosa que ya decidí hace tiempo).

Espero que por su parte me dejen en paz, y que todo esto les haga reflexionar y mejorar la atención al cliente, para que finalmente todo el asunto haya servido para algo y salgan beneficiados sus posibles futuros clientes.