¿Al minuto?¡Bienvenidos de vuelta al cole! Vamos a plantear un par de típicos problemas de los que suelen poner los profesores a sus alumnos en los colegios e institutos. La diferencia es que esta vez los problemas son reales, y las soluciones…. pues no son algo muy matemático que digamos, ni nada fáciles de obtener.

PROBLEMA nº 1

El primer autobús de la línea 122 de la EMT sale todas las mañanas desde su cabecera en Campo de las Naciones a las 6:45 (según horario publicado por la empresa). Desde que arranca hasta la parada nº 3583 hay 2,8 km. de recorrido y 8 paradas intermedias, siendo normalmente el tráfico muy fluído (primera hora de la mañana). Un ciudadano madrugador acude a coger el autobús en la parada nº 3583 todas las mañanas, pero hay días que pasa a las 6:51 y lo pierde (lo ve de lejos irse), y sin embargo otros días pasa a las 6:59 y le toca esperar un buen rato pasando frío…

Teniendo en cuenta que el resto del recorrido que el ciudadano madrugador pasa en el interior del autobús consiste en 11 paradas más (3,1 km.) y que siempre invierte 10 minutos exactos en recorrerlo (coja el autobús a las 6:51 o a las 6:59)… ¿De dónde sale la diferencia de llegada de 8 minutos entre unos días y otros? ¿Cómo puede un autobús tardar más del doble que otro haciendo el mismo recorrido y con el mismo tráfico? (presuponemos que siempre sale a la hora correcta, ya que los conductores de la EMT son muy eficientes y responsables).

Parada de autobús en MadridPROBLEMA nº 2

Tras todo el día trabajando, el ciudadano madrugador del problema nº 1 decide coger la misma línea de autobús (122) en sentido contrario para volver a casa. Según el horario publicado por la EMT la frecuencia de paso debería ser entre 9 y 12 minutos (lunes a viernes, de 9:00 a 22:00), por lo que se dirige contento de poder llegar a casa prontito hacia la parada nº 227, donde se pone a esperar pacientemente. Y espera… Y espera… Y espera… Y han pasado casi 30 minutos, y por fin se digna aparecer un autobús de la línea 122 (después de haber pasado varios de cada una de las otras líneas que por allí transitan: 114, 70, 11).

Enfadado, observa cómo el resto de personas que esperaban en la parada suben al autobús sin decir nada (a pesar de que están igual o más enfadados que él). Pero haciendo acopio de valor, y aun sabiendo lo que le espera, él si que pregunta al conductor acerca de su tardanza, obteniendo una maleducada respuesta en la que éste se desentiende del problema y culpa al tráfico.

Teniendo en cuenta que el ciudadano madrugador no tiene coche, no contribuye al atasco, y ha pagado anticipadamente (abono transportes) un servicio que va de mal en peor… ¿de quién es la culpa de que pierda 30 minutos todos los días esperando en la misma parada de autobús? ¿tiene el conductor del autobús derecho a “quitarse el muerto de encima” echándole la culpa al tráfico de Madrid?

Solución a los problemas: 902 50 78 50 (teléfono de atención al cliente de la EMT de Madrid). Las reclamaciones en su página web parecen ir directamente al cubo de la basura (todavía sigo esperando contestación a las dos últimas). Ah, y todos los autobuses llevan (deberían llevar) hojas de reclamaciones oficiales, que el conductor debe dar previa presentación del título de transporte validado. Una vez cumplimentada la hoja de reclamaciones (documento autocopiativo con original y copia para el usuario) coges la copia tuya y mandas el original a la dirección que figura impresa en la misma. No necesita franqueo. Suerte 😉