Para que no digais que siempre ando gruñendo, esta vez voy a hablar sobre unas cuantas tiendas online en las que he comprado varias veces resultado la experiencia positiva en todos los casos. Además, comentaré lo que más me gusta de cada una y el porqué de comprar en ellas y no en otras parecidas.

Quiero dejar claro que no me mueve ningún interés personal: no conozco a sus dueños, ni obtengo beneficio alguno por estos comentarios (al igual que no odio por ningún motivo especial a Pixmania ni a Ono-Auna-Madritel ni a cualquier otra empresa de la que haya gruñido).

Camisetas: Threadless y Kukuxumusu

Uno de mis vicios inconfesables son las camisetas: tengo decenas, cientos, y me encanta cuando salgo de viaje buscar nuevos diseños curiosos que volverán conmigo a casa cueste lo que cueste 🙂

Algunas de mis camisetas

La primera tienda online en la que compré camisetas fue Kukuxumusu. Son algo caras (16 euros), pero tienen buena calidad y muchos diseños divertidos (aunque últimamente se han vuelto demasiado repetitivos). Se trata de producto nacional y han tenido mucho éxito, que se traduce en: “mucha gente viste Kukuxumusu. De hecho, demasiada”.

Últimamente he comprado varias veces en Threadless con estupendos resultados: camisetas de calidad, precio relativamente bajo (15 dólares, 10 en rebajas), diseños curiosos e ingeniosos, y sobre todo muy diferentes unos de otros por no seguir un mismo estilo. Esto último se explica al saber que dichos diseños salen de unas competiciones a las que se puede presentar cualquiera (enviando su diseño) y en las que puede participar votando también cualquiera (dando de alta un usuario). Se trata de una estrategia curiosa (son conocidos como el Digg de las camisetas) que ya otros empiezan a copiar.

Tarjetas de visita: Moo Flickr

No es que me hicieran falta, no es que sean un capricho, pero el caso es que al final he acabado con 100 tarjetas de Moo en mi casa, y están muy bien para repartirlas a tus amigos, familia, compañeros, etc…

Mis tarjetas Moo Flickr

Si te gusta hacer fotos y si además tienes tu colección en Flickr (otro servicio que me encanta), ahora puedes usar esas – tus propias fotos para ilustrar tus tarjetas de visita. Mediante un proceso sencillísimo eliges las fotos que más te gusten, el texto que llevará la tarjeta en el reverso, y por poquito dinero (20 dólares + envío) te envían a casa 100 mini-tarjetas en un formato diferente del habitual (70 x 23 mm.) con una calidad y un tacto muy buenos.

Continuará…