Imaginad a 500 personas que llegan a la puerta de un comercio, dispuestas a comprar, y solicitando descuentos para todos ellos a cambio de dicha compra conjunta. Buen negocio para la tienda, ¿no?… ¿quién es capaz de hacer 500 ventas de una sola vez? ¿No merece la pena hacer tantas ventas a cambio de un descuento?

Una buena idea llevada a la realidad… y no podía ser en otro sitio sino en China 🙂

La gente se da de alta en una web, especificando el tipo de producto que quiere, hasta que se juntan un buen montón buscando cosas parecidas. Llaman a una tienda, proponen una compra masiva (negociando un buen descuento, entre el 10 y el 30%), y quedan todos en la puerta un día a una cierta hora. Incluso hay tiendas que cierran durante un tiempo a los “clientes de siempre” para facilitar la operación 😉

Esta práctica se está expandiendo a gran velocidad por toda China, y es que la compra en equipo lleva camino de convertirse en el regateo del futuro, en la máxima y más moderna expresión de una tradición milenaria 🙂

Visto en Economist.com (en inglés)

Artículos relacionados:

Los niños ya no vienen de París Ahora vienen de China. Al menos, la mayoría de los adoptados (2.753 en 2005). Sumando estas cifras a las de los últimos años (6.275 entre 2000 y 20...
Desde Guangzhou (China) Tras 3 semanas por estas tierras y habiendo pasado por bastantes (y muy diferentes) sitios, ahora mismo me vienen a la cabeza muchos y muy distintos s...
Tibet y China Desde un punto intermedio e imparcial, desde el conocimiento de parte del problema, desde la búsqueda de una solución, y desde el deseo de un futuro m...
La Garganta del Salto del Tigre Hoy escribo desde Lugu Hu (el Lago de la Oreja), entre las provincias de Yunnan y Sichuan, en China. Un lugar muy bonito, a unos 2.700 metros de altit...