Estimado señor ministro del interior:

Tengo la desgracia (por lo que me toca de las relaciones con el estado español) de haberme casado con una ciudadana china. Gracias a ello, he conocido durante los últimos dos años (y sigo conociendo cada día que pasa) lo ineficaz, lenta, absurda, incompetente, y retrasada que es la administración española en lo referente a temas de extranjería.

Respecto a su ministerio, mi mujer y yo mismo llevamos desde el día 24 de noviembre de 2004 (o sea, hace más de tres meses) esperando que nos sea comunicada la entrega de la tarjeta de residencia, gracias a la cual poder hacer vida normal (viajar, trabajar, y cualquier otra cosa que gente como usted y su familia seguro que hacen constantemente, pero que a mi y a mi mujer nos son negadas por carecer de tarjeta de residencia).

En su momento presentamos toda la documentación requerida, y desde entonces no se nos ha informado de nada al respecto. Preguntando en el lugar correspondiente (c/ General Pardiñas, 90 de Madrid) la única respuesta es que “van en orden” y que “hay mucho trabajo acumulado”. Y algunas veces incluso “es que claro, la culpa es de tanto extranjero”.

Como español que paga sus impuestos (con los que, por cierto, se paga su sueldo y el de todos los funcionarios españoles) EXIJO que se solucione esta situación. No voy a ser yo el que le diga qué solución aplicar, pues supongo que sería meterme en su trabajo. Trabajo que, puestos a evaluar, en este momento me parece que no cumple con los mínimos exigidos a su puesto.

Sin más, y esperando una pronta resolución de mi problema, reciba un cordial saludo.

Artículos relacionados:

Que se quede él sin vacaciones Hoy se cumplen 120 días desde que mi mujer pidió su tarjeta de residencia. 120 días sin poder trabajar legalmente. 120 días indocumentada. 120 días...
Ojo con las tarjetas de débito / crédito Hace un rato acabo de leer un e-mail de un amigo al que han robado más de 1.000 euros mediante un duplicado de su tarjeta de débito 🙁 Resulta que sa...
Clase magistral de racismo y xenofobia Por el profesor Arias Cañete y asociados. Arias Cañete: "Es difícil encontrar un camarero como los de antes" Arias Cañete: "Las urgencias están co...
China: la otra cara de la moneda En este diario siempre suelo hablar de cosas agradables cuando me refiero a China: viajes, año nuevo, gastronomía, tradición, lengua... pero no hay qu...