Primero os digo dónde están las fotos: AQUI. Hay unas cuantas, y cuando Karim, que tiene cámara digital y dedo-gatillo, me pase algunas más, pues las pondré también.

Y ahora os cuento: empezamos con la salida de Madrid, el viernes. Una verdadera desesperación 🙁 4 horas, que se dice pronto, para poder llegar al kilómetro 200 de la carretera de Burgos. Total, que no llegamos hasta el albergue hasta casi las 3 de la mañana… menos mal que nos estaban esperando ¡¡muchas gracias!! 🙂

Por cierto, el albergue genial, podeis visitar la página de Casa Iriarte, pero ahí no vereis lo que nosotros hemos visto durante estos días: buena gente, buen trato, buena comida, limpieza, y todo ello a un precio más que razonable 🙂 Volveremos 😉

Respecto al tiempo, ha hecho bueno. Por el sur se ahogaban, y por el norte hacía sol. Bueno, todo el rato sol no… pero para ser Diciembre y Pirineos, una maravilla, oiga 🙂

El primer día (sábado) nos levantamos tarde, fuimos a comprar algo para comer, visitamos Ochagavía (cerquita del albergue) y subimos hacia el puerto que lleva a la Ermita de la Virgen de las Nieves, donde paramos para hacer una ruta por la cuerda, atraídos principalmente por las vistas (preciosas) y por los supuestos monumentos prehistóricos, que se supieron esconder muy bien de nosotros… luego bajamos a la Ermita y dimos un paseo junto al río, para finalmente volver a cenar al albergue.

El domingo (7 de diciembre) estaba algo lluvioso, pero aun así nos dirijimos hacia la zona de Orbaizeta y entrando hasta el aparcamiento junto al embalse de Irati, corazón del bosque. Desde ahí hicimos una ruta de unos 10 km. que da la vuelta al embalse, pasando por rincones preciosos, que supongo que en primavera y especialmente en Octubre serán todavía mejores.

A la vuelta hacia Madrid, el lunes 8, paramos en Pamplona a echar un vistazo y comer. Nada reseñable, un poco sosa la “capital de los toros”, aunque la verdad es que apenas vimos nada.

Y nada más, si alguien quiere más información, que pregunte. Quiero volver, pero en Mayo-Junio… a ver si hay suerte y no pasan otros 3 años 😉