Hace un rato acabo de leer un e-mail de un amigo al que han robado más de 1.000 euros mediante un duplicado de su tarjeta de débito 🙁 Resulta que sacó dinero en un cajero de la c/ O’donell, y al día siguiente se encontró la cuenta en números rojos. Al ir al cajero de nuevo, resulta que había cosas “diferentes”. Vamos, que seguramente los ladrones habían añadido un lector falso, delante del normal, que recoge la información de la banda magnética de la tarjeta, para poder hacer un duplicado. Asi mismo, un teclado falso recoge el número que tecleas y lo guarda. La siguiente imagen puede servir para que os hagais una idea y os fijeis cada vez que vais a un cajero:

En el mismo sitio del que he sacado la imagen informan sobre este y otros timos con tarjeta, y sobre normativa aplicable. Echadle un ojo AQUI. Ya sabeis… ¡¡ojo con las tarjetas!! 😉