Un libro recién publicado afirma que, al contrario de lo que piensan los empleadores, dejar navegar por Internet a los trabajadores puede tener algunos efectos beneficiosos.

“El uso personal de Internet en el trabajo tiene una percepción negativa, sobre todo entre los administadores que lo consideran algo ineficiente y que reduce la productividad laboral”, señaló Claire Simmers, coautora de una guía de recursos humanos sobre el uso de la red.

Según la investigación, navegar por Internet en horas de trabajo puede contribuir a una mejor distribución del tiempo, reducir el estrés, mejorar una serie de habilidades y ayudar a conseguir un equilibrio entre trabajo y vida personal.

Simmers, una profesora asociada de gestión en la Universidad St. Joseph’s de Filadelfia, y Murugan Anandarajan, de la Universidad Drexel y otro de los autores, basaron su libro en un análisis de empleados que tenían acceso a Internet en el trabajo.