Nuestro tesoro crece a ojos vista. Y habla por los codos. Y es una niña activa, que no para, y lista como el hambre. Además, desde hace varias semanas ya no usa pañal ni de día ni de noche. Y podríamos decir que no ha costado nada, que todo ha ido estupendo, que ha sido...