Bueno, pues por fin me llegó desde Shangai (donde los fabrican mano de obra barata para que los europeos los paguemos a precio de oro, pobre gente) mi flamante reproductor ipod de 40 gb. Tras escuchar durante años las excelencias de Apple en todos sus productos, decidí “vivir en mis carnes” la compra y uso...