Hoy por la mañana he llevado a Nikita a su quinto día de adaptación en la guardería. Por primera vez se quedaba a comer también. Ella todavía no habla apenas, pero las miradas y las caras de tristeza y desesperación lo dicen todo en el momento de dejarla en el aula con las profesoras. Y...