Llegó en los primeros minutos de un viernes 11 de diciembre, por cesárea, tras muchas horas de parto inducido sin resultado, pero también sin dolores (por suerte). Pesó 3,450 kilos repartidos en unos hermosos 51 centímetros de altura. Tiene la nariz de su madre, los ojos rasgados, bastante pelo, y para mí es la niña...