En el momento de la publicación de este artículo se cumplen justo 3 años desde que llegase a nuestras vidas, casi por sorpresa, Nikita. Ya habíamos perdido la esperanza tras varios años buscando hijos. Incluso llegué a intentar imaginarme cómo podría ser una vida sin descendencia: las posibles ventajas, la vejez sin nadie que te cuide excepto tu pareja y tus amigos. Ahora aquello queda muy lejos, y no me puedo imaginar ni de lejos una vida sin Nikita.

Los últimos meses ha crecido mucho, tanto a lo alto como en personalidad y carácter. Empezar el colegio ha supuesto “ser mayor”, y cada día nos sorprende con nuevas habilidades y siendo un poco más niña y un poco menos bebé. Bueno, nos quedan el chupete, el colecho y la teta, pero tienen los días contados 🙂

Cuando tenga alguna foto de la fiesta de cumpleaños actualizaré la entrada, y mientras os dejo un par de fotos de los últimos tiempos.

Nikita con corbata Nikita en Playa Blanca

¡¡Feliz cumpleaños, Nikita!! 😀