En el momento de la publicación de este artículo se cumplen justo 3 años desde que llegase a nuestras vidas, casi por sorpresa, Nikita. Ya habíamos perdido la esperanza tras varios años buscando hijos. Incluso llegué a intentar imaginarme cómo podría ser una vida sin descendencia: las posibles ventajas, la vejez sin nadie que te...