Nikita con babiPrueba superada: una semana se adaptación con horarios locos, dos días en casa con mocos galopantes, y tres días más con horario normal + extendido de mañana (de 8:20 a 13:00).

Nikita va al cole contenta, con ganas. Se queda en la clase sin llorar, aunque algo dudosa todavía. Cuenta poco sobre lo que hace pero todo lo que cuenta es bueno, de cosas que le gustan, y orgullosa de hacer muchas cosas ella sola y sin ayuda de papá y mamá.

Como padre es duro cada mañana dejarla tan pronto en en colegio. Me siento culpable, me parece injusto, son muchas horas en un sitio (de momento) extraño con gente (de momento) extraña y ella todavía es muy pequeña. Supongo que pasarán las semanas y cada vez será más fácil, todo pasará de ser extraño a cotidiano y confiable.

Hay algo que me gustaría cambiar, y es la lejanía que siento ahora mismo con el colegio y con la profesora. Entiendo que son muy pocos los momentos donde poder comentar sobre cómo la ven, si hay algún problema, dar consejos o avisos por ambas partes, pero creo que es conveniente. Y recomendable. Y necesario. Supongo que habrá que seguir los trámite establecidos y concertar tutorías.