Nuestra pequeña sigue creciendo, cada día es más persona y menos bebé: habla con un lenguaje propio (da-da, gue-gue), sigue las canciones, participa activamente en los juegos, reclama constantemente atención, permanece sentada perfectamente y empieza a querer gatear e incluso levantarse. Ya ha empezado la guardería (y sus abuelos, por tanto, las vacaciones), come papilla,...