Nikita no llora tanto como antes. O por lo menos no por los mismos motivos. Ahora lo hace cuando se aburre, cuando quiere brazos de su madre (¡¡siempre!!), cuando tiene sueño, cuando tiene hambre, cuando tiene el pañal sucio, cuando lo va a tener en breve, … Vamos, que sigue llorando mucho, pero al menos parece que la cosa va mejorando poco a poco.

Nikita, 86 días de vidaNikita ha descubierto sus manos. Le encantan sus manos. Las chupa a todas horas, primero una, luego la otra, y luego las dos a la vez. Y se enfada mucho porque no entiende porqué teniendo el chupete en la boca no puede meter también una mano.

También ha comenzado a babear. Y de qué forma. Es una auténtica fábrica de babas, en cantidades industriales. Hace pompas con las babas, sopla y consigue pedorretas, y le encanta y se pone muy nerviosa.

Y mientras babea y pedorrea, y teniendo casi una mano entera dentro de la boca, dice “ajo”. Y sonríe mucho, e incluso alguna vez casi suelta una carcajada. Y es justo en ese momento cuando su padre y su madre olvidan los lloros, relajan los nervios, y se dan cuenta de que todo merece la pena, y que no es un sueño, y que Nikita ya ha llegado, ya está aquí 🙂

Artículos relacionados:

Navidades con los suegros Siempre he dicho como broma que tengo a mis suegros en la otra punta del mundo. Y es verdad. Pero de alguna forma siempre he querido que viniesen a co...
Nikita, 8 meses Nuestra pequeña sigue creciendo, cada día es más persona y menos bebé: habla con un lenguaje propio (da-da, gue-gue), sigue las canciones, participa a...
Nikita ya no usa pañal (y otros avances) Nuestro tesoro crece a ojos vista. Y habla por los codos. Y es una niña activa, que no para, y lista como el hambre. Además, desde hace varias sema...
Nikita está mejor de lo suyo Muchas gracias a todos los que os estáis preocupando por ella, os sentimos y eso nos ayuda y nos anima cada hora más que estamos en el hospital. De...