Nikita con todos sus amigotes

Nikita es una llorona. Serán los cólicos, será que es muy nerviosa, será que le gusta estar en brazos de su madre todo el tiempo, pero desde primera hora del día hasta última hora de la noche llora bastante. Mucho, de hecho. Demasiado. Llora tanto y a tal volumen que saca de sus casillas a cualquiera.

Pero bueno: esperemos que los lloros sean pasajeros y en unas semanas nos hayamos olvidado del tema y solo hablemos de otras cosas, como que ya dice “ajo”, sostiene la cabeza estupendamente, está bastante gordita (casi rozando los 5 kilos y medio) y parece que no tiene problema alguno de salud, salvando los malditos cólicos y digestiones con aire que la ponen tan nerviosa.

La foto es de esta misma mañana, en un momento de sonrisas y balbuceos (que también los hay, claro, no todo va a ser malo) 🙂

Artículos relacionados:

Nikita ya no usa pañal (y otros avances) Nuestro tesoro crece a ojos vista. Y habla por los codos. Y es una niña activa, que no para, y lista como el hambre. Además, desde hace varias sema...
Nikita en Velilla No era la primera vez que iba, pero si ha sido la primera vez que ha disfrutado del pueblo, de "nuestro pueblo" por adopción, Velilla de Medinaceli. ...
Nikita, 8 meses Nuestra pequeña sigue creciendo, cada día es más persona y menos bebé: habla con un lenguaje propio (da-da, gue-gue), sigue las canciones, participa a...
Navidades con los suegros Siempre he dicho como broma que tengo a mis suegros en la otra punta del mundo. Y es verdad. Pero de alguna forma siempre he querido que viniesen a co...