Nikita es una llorona. Serán los cólicos, será que es muy nerviosa, será que le gusta estar en brazos de su madre todo el tiempo, pero desde primera hora del día hasta última hora de la noche llora bastante. Mucho, de hecho. Demasiado. Llora tanto y a tal volumen que saca de sus casillas a...