No vivo demasiado lejos de la oficina en la que trabajo. De hecho, es una de las cosas que valoré durante mi último cambio de empresa: el poder llegar andando (30 minutos a ritmo rápido, unos 3 kilómetros) desde mi casa hasta el lugar de trabajo.

Dado que paso muchas horas al día sentado frente a la pantalla del ordenador sin realizar apenas ninguna actividad física, tengo que buscar la forma de mantener la forma, hacer algo de ejercicio, y buscar también el momento del día en que hacerlo, cosa que está muy difícil.

Dicho y hecho: desde principios de 2009 comencé a ir y/o venir andando desde casa al trabajo todos los días que me apetecía y que se daban las condiciones necesarias (sin lluvia, sin calor ni frío excesivo). Y poco a poco fueron siendo más trayectos, hasta completar algunos meses 16 laborables de cada 20 usando solo mis piernas. He calculado que en 8 meses he recorrido unos 700 kilómetros y he ahorrado unos 300 euros en billetes de autobús (antes compraba cada mes el abono transportes).

Los días que hace mal tiempo o me encuentro cansado uso el autobús, pero además del gasto que eso supone, resulta que tardo casi más tiempo de esta forma que andando (por el tráfico de Madrid).

Claro, que lo que debería ser un agradable caminata de media hora por las calles de Madrid no lo es tanto: la contaminación es excesiva en esta ciudad (el ayuntamiento no hace nada aparte de engañar al respecto) y me daña el sistema respiratorio; cada vez que utilizo en el trayecto un paso de cebra o semáfaro para peatones pongo en SERIO peligro mi vida (Madrid está hecha para los coches, y muy pocos respetan a los peatones); y el ayuntamiento, en vez de promocionar y apoyar este tipo de iniciativas, lo que hace es castigar con subidas excesivas a los que usamos el transporte público pero no nos conviene el abono transportes.

El uso de una bicicleta hace meses que también lo descarté: ni la ciudad está preparada para ello (lo intentan desde el ayuntamiento pero muy mal), ni los conductores respetan en forma alguna a los ciclistas (de nuevo riesgo diario para tu vida).

Conclusión: cómprate un coche grande e incorpórate al atasco. Y olvídate del medio ambiente y de tu salud, no merecen la pena 🙁

Artículos relacionados:

Soy peatón en Madrid y no quiero morir Sr. alcalde de Madrid: Soy ciudadano madrileño, nacido en esta hermosa ciudad. Trabajo (por suerte), tengo mujer y una hija, y pago mis impuestos. ...
De bombas y malnacidos Me acaba de llamar mi madre: ha estallado un coche bomba muy cerca de mi casa (a 500 metros) hace 45 minutos... parece que solo hay heridos leves,...
La violencia estructural del empresario Este artículo lo escribí durante la jornada de huelga general del 29 de marzo de 2012. No quise publicarlo por miedo (1). Hoy, más de 4 meses después,...
Nikita en el Retiro Una pequeña actualización aprovechando una foto del pasado sábado en el parque del Retiro de Madrid. Pesa cerca de los 14 kilos y mide hacia 97...