OraciónDesde un punto intermedio e imparcial, desde el conocimiento de parte del problema, desde la búsqueda de una solución, y desde el deseo de un futuro mejor para todos y no solo para parte de los implicados, me siento en la obligación moral de decir que a mi parecer la mayoría de los medios de comunicación españoles e internacionales y muchos de los ciudadanos se están equivocando en el planteamiento de “los culpables” de esta crisis y en sus posibles soluciones.

El gobierno chino no es China. Y el Dalai Lama no es Tibet. Y antes de juzgar y condenar un problema que muy poca gente conoce a fondo, hay que tratar de informarse. Y es por ello que os recomiendo la lectura de un estupendo artículo de Rafael Poch: “Otro Tíbet es posible, pero no sin China“. También son interesantes dos artículos de Daniel Méndez (Un tren hasta Beijing): “Recursos Tibet-China” y “La cobertura mediática del Tibet“.

Foto por Fernando García.