La reinstalación (del sistema operativo) es una experiencia mística donde se equilibra el sentimiento “niño con zapatos nuevos” y la sensación de “me cago en la puta, tengo que reinstalar el software y volver a personalizar el ordenador”.

(Carlos Fenollosa, Punto y Aparte)